El efecto Pigmalión o profecía autocumplida

Probablemente hayas oído hablar del efecto Pigmalión o la profecía autocumplida. ¿Sabías que este efecto afecta a tu vida más de lo que crees?

Los antiguos griegos dieron origen al sobrenombre del efecto Pigmalión a través de la leyenda mitológica de Ovidio. Según esta leyenda un escultor llamado Pigmalión se enamoró de Galatea, una de sus creaciones. Pigmalión estaba tan ciego de amor que trataba a la escultura como si fuera una mujer real. Finalmente por mediación de la diosa Afrodita, Galatea llegó a cobrar vida.

Autores como Rosenthal, Jacobson, Melton o Swap, han estudiado el fenómeno y han hecho varias revelaciones.

¿Qué es exactamente el efecto Pigmalión?

La profecía autocumplida o efecto Pigmalión es un suceso que puede llegar a cambiar a otra persona. Se trata de la expectativa que una persona tiene sobre alguien, que se ve reforzada con mensajes y  llega a hacerse real.

    

 

En función de las expectativas que tengas de una persona, tu manera de actuar y dirigirte a ella será diferente. Por el contrario si no confías en que pueda conseguir sus objetivos, no le darás tantos mensajes de apoyo.

Por tanto, tus expectativas y la confianza que tengas en tu pareja contribuirán en cierta medida a su éxito o fracaso. Si esperas algo bueno, si confías en esa persona, le motivarás hacia el éxito y conseguirás infundirle seguridad y confianza.

Todo se debe a la creencia de quien lo predice y la forma en que actúa según lo que juzga. La otra persona va absorbiendo progresivamente esta información hasta considerarla real y sentirse como se pronosticó.

Esto puede ocurrir en sentido positivo elevando la autoestima y alcanzando grandes logros. También puede ocurrir al contrario y afectar negativamente haciendo que la autoestima baje. Es aquí cuando el comportamiento que podría llevar al éxito se extingue dando paso al comportamiento no deseado. El efecto Pigmalión es un efecto rebote de una predicción que una vez hecha pasa a convertirse en realidad.

¿En qué aspectos de la vida nos puede afectar el efecto Pigmalión?

El Efecto Pigmalión en el ámbito educativo

El efecto Pigmalión se ha estudiado bastante en el ámbito educativo. Se ha comprobado que las predicciones de los maestros han hecho cierta la profecía autocumplida en muchos de sus alumnos.

Suele darse cuando un profesor prevé si un alumno va a tener éxito o fracaso. Al comunicárselo, el alumno cree la valoración de tal modo que acaba haciéndose real, fuera verdadera o no la predicción.

Por ejemplo, si un profesor selecciona cuatro alumnos al azar, independientemente de su historial académico y su rendimiento, enfatiza que serán unos alumnos exitosos y se comporta con ellos de acuerdo a tal hipótesis, esto será así.

Los alumnos absorberán como una esponja todas las valoraciones que se hacen de ellos. Las tomarán por ciertas sintiendo que es así y actuando como tal. Entonces, estos cuatro alumnos superarán con éxito sus estudios.

Confía en la superación de tus alumnos y seguramente sus resultados mejorarán.

El Efecto Pigmalión en el ámbito Laboral

En el ámbito laboral ocurre lo mismo y muchos empleados se ven afectados por ello. Todo jefe tiene una concepción a priori de cada uno de sus empleados e inconscientemente les tratan según ese patrón.

Si un jefe o compañero considera que un trabajador no va a rendir lo suficiente o no va a desempeñar convenientemente su trabajo, le transmitirá esta sensación, frenará su progreso y efectivamente su rendimiento será el esperado, aún esto es mayor si el empleado recibe continuas críticas o se cuestiona su trabajo.

Para favorecer a la empresa y al propio trabajador, lo más provechoso sería tener fe en él. Así como reforzar sus progresos por pequeños que sean y transmitirle alientos de superación.

Da una oportunidad a tus empleados y confía en ellos. Seguramente el efecto Pigmalión actuará en beneficio del trabajador y de la empresa.

El Efecto Pigmalión en el ámbito Social

En todos los grupos sociales se instauran normas culturales que responden a un patrón implícito. Estas ideas definen el comportamiento de todos nosotros. Aprendemos por imitación y absorbemos información que nos impulsa a actuar como creemos que es de esperar según lo establecido.

Por ejemplo, solemos asociar a las mujeres comportamientos delicados, sentimentalismo o afán por la belleza. Por el contrario relacionamos formas más rudas, actitudes protectoras y poca muestra de sentimientos a los hombres.

¿Y si vivieras en la sociedad del medievo o en lugar de vivir aquí y ahora? ¿A qué patrones responderías según lo que esperan de ti?

Si cambia la perspectiva sociocultural modificamos nuestras actitudes.

Las pretensiones sociales profetizan cómo hemos de ser según la situación social en que nos encontremos. A veces las etiquetas sociales constituyen a las personas.

El Efecto Pigmalión en el ámbito Personal

El efecto Pigmalión es uno de los mayores influyentes en el desarrollo personal. Día a día nos comportamos según la imagen que creemos que tienen los demás sobre nosotros. Como consecuencia adquirimos un rol para responder acorde a esa percepción.

Si calificas a un compañero, familiar o amigo de descuidado y actúas en base a esa consideración, lo estarás reforzando. Como consecuencia, la otra persona creerá fielmente que así es y no se preocupará por mejorar.

Sin embargo, si a esa misma persona le comunicas con frecuencia lo responsable que es, se esforzará en no defraudarte y en mantener la visión que tienes de ella.

Lo que esperas de una persona (positivo o negativo) hace que te comportes de manera diferente en tu relación con ella. Por ejemplo, si estás convencido de que tu pareja puede aprobar las oposiciones, le animarás y le dirás cosas como: “Ánimo, tu puedes conseguirlo, confía en ti, te estás preparando para esto y puedes lograrlo” y además le ayudarás haciendo la cena, arreglando la casa o yendo a la compra para que no pierda el tiempo ni se distraiga de sus estudios.

A través de del efecto Pigmalión nos comportamos, en mayor o menor medida, tal y como profetizan los demás. Impulsar la propia confianza a partir de terceros o por nosotros mismos es determinante para ser lo que somos. Así desarrollaremos las cualidades positivas y desecharemos el temor de tener cualidades desagradables.

¿Cómo salir del efecto Pigmalión?

Algunos consejos para que la temida profecía autocumplida no te limite

Replantéate las expectativas en tu beneficio.

Cambia la perspectiva. No podemos ver lo que no existe. Cuando quieras alcanzar algo no veas obstáculos, observa el camino libre y fácil de andar.

Refuerza tu propia conducta y no permitas que te afecten las conductas de otras personas.

Busca razones por pequeñas que sean para autoafirmarte y lograr la creencia deseada.

Crea un clima emocional favorable contigo mismo y con los de tu alrededor.

Cree en lo que quieres y lo crearás.

Desafíate y desafía a los demás.

Tú puedes cambiar lo que quieras. Aprovecha y utiliza el efecto Pigmalión beneficiosamente. Trata a una persona como crees que puede llegar a ser y se convertirá en ello. Confía en lo que tú puedes llegar a ser y lo conseguirás.

“Tanto si usted cree que puede, como si cree que no puede, está en lo cierto” (Henry Ford).

Conviértete en el efecto Pigmalión de alguien

¿Alguna vez has sentido que una persona confía en ti más de lo que tú mismo  haces?

Se trata de esa persona que te anima a seguir adelante. Te impulsa a que confíes en tus capacidades de superación. Elogia tú habilidad para seguir aprendiendo y enfrentándote a retos y hace que saques lo mejor de ti mismo. Si ahora mismo tienes alguna persona en mente… ¡enhorabuena! Tienes un Pigmalión.

Es muy posible que en alguna ocasión hayas tenido ese apoyo y motivación en tu vida. Intenta recordar quién te ha dado apoyo y ánimo. Quién ha confiado en ti y gracias a quién en algún momento te has esforzado para conseguir tus objetivos.

Puede que hayan sido tus padres, tus hermanos, algún profesor, un amigo… Puede que te hayan dado la confianza que necesitabas sin que hayas sido consciente de ello.

De igual forma tú puedes convertirte en el efecto Pigmalión de las personas que te rodean. De tus hijos, amigos, compañeros de trabajo, etc. Para lograrlo puedes animar, apoyar y reforzar a los tuyos para que consigan sus metas. No se trata de dar falsas esperanzas, decir lo que la persona quiere escuchar o generar falsas expectativas.

Consiste en demostrar que confías en sus capacidades y en su esfuerzo para conseguir lo que se propone. Que el camino puede ser difícil pero que el trabajo merece la pena. Piensa en qué situación se encuentra esa persona y en qué puedes decir o hacer tú para motivarle.

Y si no salen las cosas como se esperaba no hay por qué tirar la toalla, se puede seguir intentando. Se pueden buscar otras alternativas o caminos, pero siempre estarás detrás para ayudarle y animarle.

Es muy posible que esta persona no sea capaz de ver su propio potencial. Que se haya metido en la espiral del “no puedo”  y se sienta sola. Sin embargo, gracias a tus palabras de ánimo le infundirás el valor necesario para seguir intentándolo.

Te animo a convertirte en el efecto Pigmalión de alguien. No sólo por el efecto positivo que vas a tener en esa persona y en su vida. Sino porque va a contribuir a mejorar esa relación. Además el bienestar que vas a sentir al ayudar a alguien es un sentimiento que merece el esfuerzo.

Espíritu Alma Hombre.

Espíritu Alma Hombre. Todos estos términos se pueden ver utilizados muy entremezclados que lo único que conlleva es a la confusión verdadera de su terminología y su entendimiento.

Nosotros, que somos seres espirituales debemos aclarar, conocer y diferenciar todos estos términos, por ello aquí Intentare acláralo.

En la filosofía espiritual, se dice «que el hombre es un espíritu que habita en un cuerpo y que tiene un alma».

Pero en realidad el Espíritu propiamente dicho es la energía que necesita nuestra alma para que el vehículo se pueda trasladar, en otras palabras el espíritu es el coche del alma a través de las otras dimensiones y el cuerpo físico es el coche de nuestra alma en esta vida, es decir después de la muerte desaparece el cuerpo como vehículo del alma en esta vida (en esta dimensión) y después de la muerte es el espíritu, que no es más que la energía, es el que se encarga de mover al alma a través de todas las dimensiones.

El espíritu por tanto es la parte de la energía inmortal y eterna, que acompañara siempre al alma.

Es decir, el espíritu es la energía eterna e inextinguible que acompaña y hace de vehículo al alma, como si fuera con un gran dínamo.

Por lo tanto, el hombre es un cuerpo sutil encarnado en un cuerpo físico en esta 3ª dimensión.

El alma, es la parte consciente de nuestro ser y utiliza el espíritu como vehículo energético para transportarla por las distintas dimensiones de nuestro cuerpo sutil. Y así llega a la parte más densa cómo es nuestra 3ª dimensión donde el espíritu utiliza un cuerpo para que pueda manifestarse es esta 3ª dimensión.

Cuando un sujeto tiene pena o sufre un estado de profunda tristeza, generalmente es el alma la que está sintiendo esto. Lo que indica que nuestra alma puede reconducir nuestras emociones a través de la mente y de nuestro cuerpo.

De todas maneras, el objetivo máximo del ser humano consiste en ser conscientes de lo que realmente somos es decir ser conscientes de que nosotros somos parte de un cuerpo sutil y eso lo lograremos cuando seamos conscientes de nuestra propia alma.

Para lo cual es necesario cultivar el alma, dándole conciencia e inteligencia, actualizando su contenido y sentido de vida.

Pero también tenemos que ser conscientes de nuestro enemigo que es el ego y que se traduce como nuestra mente y que es como un animalito o niño pequeño, al cual debemos imponer nuestra voluntad y no ser nosotros los que obedezcamos a la parte animal.

En el ser humano, cuando el alma adquiere conciencia es cuando podemos actuar con las fuerzas de la naturaleza. La ley de la correspondencia dice, «como es arriba es abajo, como es abajo es arriba» o como dice la iglesia, » así como en la tierra es en el cielo.».

Si aplicamos esta ley universal, a este caso en particular, podemos afirmar, que todo lo que está dentro de nosotros, también está fuera y, por lo tanto, aquel que conquiste su naturaleza interna, alcanzará también el dominio de la externa.

Por otra parte, la alquimia, es el arte tradicional del ocultismo, enseña a transmutar los metales viles en oro. En el aspecto espiritual, esto simboliza la transmutación de las bajas pasiones en virtudes o dicho de otra manera transmutar vibraciones negativas en positivas y así poder alcanzar otras dimensiones.

La mente es el nombre más común del fenómeno emergente que es responsable del entendimiento, la capacidad de crear pensamientos, la creatividad, el aprendizaje, el raciocinio, la percepción, la emoción, la memoria, la imaginación y la voluntad, y otras habilidades cognitivas.

La mente integra diversas facultades del cerebro que permite reunir información, razonar y extraer conclusiones.

La mente es el freno o acelerador de nuestra conciencia es decir que siguiendo la ley de la atracción es un verdadero freno o es un genial potencial a tus atracciones.

Es decir, atraes lo que la mente piensa e imagina, sea bueno o malo.

Como ya sabes, atraes todo que piensas. No importa si eso es bueno o malo para ti: mientras le estés dedicando atención, energía y foco, y, por tanto, imaginando, eso es lo que atraerás.

Si piensas en falta de dinero, eso es lo que atraerás. Si piensas que nunca encontrarás un buen trabajo, eso es lo que atraerás. Y si piensas que una relación estable y duradera está en proceso de llegar eso es lo que atraerás.

Para bien o para mal atraes todo lo que piensas, todo aquello donde tu mente va dirigida tu atención, todo en lo que te enfoca. Y es por eso precisamente que la mente es tan importante para atraer resultados con la Ley de Atracción.

Pero por ese mismo motivo es imprescindible que aprendas a usarla bien para lograr lo que quieres.

¿Sabías que tu mente subconsciente no distingue entre un objeto real y otro que estás imaginando?

Eso es así porque tus pensamientos, emociones, sensaciones y vibraciones son exactamente las mismas cuando tienes algo frente a ti que cuando lo visualizas.

¡Imagina todo lo que tu mente puede atraer!

Pero para eso es muy importante que antes de ponerte a visualizar sepas qué quieres exactamente en tu vida, y aprendas a enfocarte en lo que sí quieres para no dedicar más tiempo a lo que quieres evitar.

Y para eso antes debes aprender a realizar afirmaciones.

Muchas personas atraen lo que no quieren porque imaginan constantemente todo lo que quieren evitar.

Y recuerda que el universo no procesar el “NO”, y que además atraes todo aquello en lo que te enfocas. Así que por mucho que te centres en lo que no quieres nada va a cambiar: eso es lo que atraerás.

Una vez uno entiende que tu mente es muy poderosa para bien o para atraer el mal, es cuando debes usar la visualización para lo positivo es decir para atraer a tu vida todo lo que quieres.

Por lo tanto, la conciencia es el amplio campo de acción en el que se mueve la mente, aunque también intervienen las impresiones y percepciones físicas, las emociones, las intuiciones, el mundo de la imaginación y las experiencias metafísicas.

De todas maneras a pesar que la conciencia es el “todo nuestro” es fácil por tanto pensar que también va influir en nuestra mente, pero como a su vez la mente es parte de nuestro cuerpo físico esto implicara que ciertas actuaciones no las podremos comprender y por eso simplemente las rechazaremos.

Nuestra alma se traslada con la energía del espíritu, que se introduce e incorpora en un cuerpo físico en esta 3ª dimensión, en donde la conciencia y alma es la sabiduría, es el conocimiento, es la identificación en otras dimensiones, es la luz y como tal nuestra alma es nuestra esencia y nuestro ser.

La luz, es la manifestación de nuestro ser que llamaremos alma, la cual se ilumina una vez que el espíritu queda activado por la energía.

Por otra parte, la conciencia puede ser individual o colectiva esto quiere decir que nosotros formamos parte de un todo. Es decir, nuestra conciencia pertenece a una red grupal o colectiva y este concepto también se le conoce como «archivos Akáshicos»; También la conciencia puede ser consciente o inconsciente luego Jung, la acuñó como inconsciente colectivo universal y hoy otras filosofías se le conoce como noosfera.

Así los conceptos de conciencia y alma, espíritu, mente y el cuerpo físico, van unidos solo en esta 3ª dimensión, sin embargo, después de la muerte la conciencia y alma, espíritu y la mente conciencial que forman parte del cuerpo sutil se trasladan a otra dimensión astral y la mente cerebral y el cuerpo físico desaparecen y se transforman en otro tipo de energía cíclica.

Miedos

El Miedo

El miedo es un sentimiento que nos protege y nos pone en preaviso ante una amenaza, pero también un freno que nos impide avanzar, que nos impide aprender, y que nos hace ver peligros allá donde realmente no los hay ¿Por qué reaccionamos así? ¿Se puede corregir esta “actitud”? La respuesta es afirmativa: con la ayuda del coaching se puede superar. ¿Te apuntas?

Miedos

¿Por qué tenemos miedo?El miedo es un reflejo instintivo que tenemos todos los seres humanos y que se puso en marcha mucho antes que el pensamiento racional. En términos biológicos, el miedo nos ha ayudado a sobrevivir y a defendernos de todo aquello que nos ha podido suponer una amenaza. Huir, atacar, ocultarnos,…son algunas de las herramientas de defensa que activamos cuando tenemos miedo.

miedos

Sin embargo, a medida que el mundo se vuelve cada vez más complejo, sentimos otro tipo de amenazas, que no son letales ni directas, pero que igualmente nos causan miedo. El objetivo es superarlo, ya que este “nuevo” tipo de miedo provoca que nuestras facultades intelectuales se bloqueen y que no seamos capaces de avanzar. La gran mayoría de veces se trata de inseguridad de lo desconocido y de falta de confianza en nosotros mismos y en nuestras capacidades. Para ayudarte a superarlos a conseguir todo lo que te propongas, existen una gran herramienta: el coaching.

Tu aliado

El coaching es una metodología que te ayudará a conseguir el máximo desarrollo personal y profesional y que generará en ti una profunda transformación. De la mano del coach personal, que será tu guía y acompañante en el proceso, vencerás tus miedos y lograrás vencer todos aquellos obstáculos que te estén impidiendo tu crecimiento personal, entre ellos el miedo.

A continuación, te propones cinco ejercicios muy sencillos para comenzar a vencer la inseguridad:

Céntrate en tus objetivos: cuando tenemos inseguridades, el miedo se aferra a ellas y nos impide ver más allá. Por eso, has de tener muy claro qué quieres conseguir, cuáles son tus objetivos y no perderlos nunca de vista. Piensa siempre en positivo, en aquello que te inspira y que te da energía.

Aumenta tu nivel de conciencia: sé consciente de tu mismo, de tus necesidades y de los valores que te llevarán a conseguir tu objetivo. Si éste no está en armonía con tus valores y tus necesidades, no te sentirás realizado aunque lo consigas. De hecho, la búsqueda de nuestros valores es una de las claves del coaching.

Divide tu objetivo en objetivos más factibles: es muy posible que te sientas abrumado por tus objetivos, ya que la gran mayoría de veces suelen ser ambiciosos y los vemos como algo muy lejano. Si eres capaz de desglosarlos en otros más pequeños y construir un plano de acción paso a paso y fase a fase recorrerás el camino con más seguridad y serás capaz de vencer el miedo.

Alimenta tu mente: los miedos que sentimos todos hoy en día son fruto de nuestras creencias, no son amenazas reales. La incertidumbre y la inseguridad que conlleva lanzarse a lo desconocido es lo que provoca el miedo. Una forma de minimizar estas creencias que nos limitan es abrir la mente y alimentarla con otro tipo de pensamientos, que pueden provenir de personas, libros, conferencias…

Actúa: es un paso muy sencillo, pero que cuesta mucho de dar. No obstante, es la mejor forma de plantarle cara al miedo y vencerlo. Actúa, aunque sea haciendo pequeñas acciones. Esto te ayudará que estés motivado y a que veas cómo progresas. Verás que eres capaz de superar muchos obstáculos de una manera fácil.

Vencer tus miedos es mucho más fácil de lo que crees y si lo haces con la ayuda del coaching, en poco tiempo verás grandes resultados en tu vida personal.

 

Si quieres mejorar algún ámbito de tu vida: infórmate

Valores

Los valores

Toda persona tiene o debe desarrollar una ética profesional que defina la lealtad que le debe a su trabajo, profesión, empresa y compañeros de labor, esto se basa en los VALORES personales con los cuales la persona haya tenido en su infancia, a su vez por la experiencia que toma en el trascurrir de la vida. Teniendo en cuenta esto, surgen valores fundamentales en todo profesional, los cuales están ligados a su compromiso con la sociedad.

Todo profesional o ser humano que este ejerciendo algún tipo de profesión debe meditar en: «Es lo bueno, real o ideal, deseado o deseable para una persona y/o colectivo» ¿Estoy haciendo lo que debo hacer? ¿Estoy haciendo lo propio que beneficia a mi cliente, a mi patrón, a la sociedad, a la organización, a mi país, al planeta? Y consecuencialmente, ¿Estoy participando de lo que tengo derecho?. Queda en usted la decisión.

Hay tres factores generales que influyen en el individuo al tomar decisiones éticas o antiéticas. los cuales son:

valores34

1. Valores individuales – La actitud, experiencias y conocimientos del individuo y de la cultura en que se encuentra le ayudará a determinar qué es lo correcto o incorrecto de una acción.

2. Comportamiento y valores de otros – Las influencias buenas o malas de personas importantes en la vida del individuo, tales como los padres, amigos, compañeros, maestros, supervisores, líderes políticos y religiosos le dirigirán su comportamiento al tomar una decisión.

3. Código oficial de ética – Este código dirige el comportamiento ético del empleado, mientras que sin él podría tomar decisiones antiéticas.

VALORES FUNDAMENTALES

Honestidad – Aprender a conocer sus debilidades y limitaciones y dedicarse a tratar de superarlas, solicitando el consejo de sus compañeros de mayor experiencia.

Integridad – Defender sus creencias y valores, rechazando la hipocresía y la inescrupulosidad y no adoptar ni defender la filosofía de que el fin justifica los medios, echando a un lado sus principios.

Compromiso – Mantener sus promesas y cumplir con sus obligaciones y no justificar un incumplimiento o rehuir una responsabilidad.

Lealtad – Actuar honesta y sinceramente al ofrecer su apoyo, especialmente en la adversidad y rechazar las influencias indebidas y conflictos de interés.

Ecuanimidad – Ser imparcial, justo y ofrecer trato igual a los demás. Mantener su mente abierta, aceptar cambios y admitir sus errores cuando entiende que se ha equivocado.

Dedicación – Estar dispuesto a entregarse sin condición al cumplimiento del deber para con los demás con atención, cortesía y servicio.

Respeto – Demostrar respeto a la dignidad humana, la intimidad y el derecho a la libre determinación.

Responsabilidad ciudadana – Respetar, obedecer las leyes y tener conciencia social.

Excelencia – Ser diligentes, emprendedores y estar bien preparado para ejercer su labor con responsabilidad y eficacia.

Ejemplo – Ser modelo de honestidad y moral ética al asumir responsabilidades y al defender la verdad, ante todo.

Conducta intachable – La confianza de otros descansan en el ejemplo de conducta moral y ética irreprochable.

 

Si quieres mejorar algún ámbito de tu vida: informate