Mejora tus objetivos

Mejora tus objetivos, para acometer cualquier objetivo o meta es importante conocer que evidencias tendrás que observar para saber que lo has conseguido. Es decir, cual es el destino de tu plan de acción. De la misma forma, no es menos importante conocer desde donde partes. Estarás de acuerdo conmigo que para llegar algún lugar, previamente necesitarás saber desde donde comienzan tus pasos ¿verdad?

Para ello podemos utilizar infinidad herramientas, en las que entre ellas, se encuentra el DAFO. El DAFO es una poderosa herramienta de autoconocimiento que todo emprendedor debe de realizar antes de acometer cualquier proyecto de emprendimiento.

El DAFO se puede aplicar tanto a nivel personal como a nivel empresarial y en ambos casos te dará una fotografía clara del punto de partida.

El DAFO contemplará 4 aspectos importantes de tu situación inicial:

D de debilidades. La debilidades son todas aquellas limitaciones, bloqueos, miedos u otros impedimentos presentes que te bloquean y limitan y no te dejan avanzar. Son puntos débiles que restan logro a tus metas. Es importante que te tomes consciencia de estas debilidades antes de empezar a diseñar y ejecutar tu plan de acción, para así, poder tomar acciones correctoras al respecto y adaptar estas acciones a tu propio plan de acción.

A de Amenazas. Las amenazas al igual que en las debilidades son todas aquellas limitaciones, bloqueos, miedos u otros impedimentos pero en este caso son futuros. Es decir, esta amenazas todavía no están pero hay probabilidad de que aparezcan. Es por ello, que tu plan de acción deberá contemplar acciones para evitar que éstas se produzcan.

F de Fortalezas. Es importante que tomes consciencia de todos aquellos recursos que ya dispones y que te harán llegar de manera más eficiente a tu meta. Dentro de las fortalezas deberás contemplar todos tus talentos, capacidades, experiencias, conocimientos, red de contactos, etc. que puedan ayudarte a conseguir tu objetivo. El plan de acción lo deberás diseñar tomando como base todos estos recursos. Además todos ellos te ayudarán a minimizar el impacto del las amenazas y debilidades que contemples.

O De oportunidades. Las oportunidades. Las oportunidades son todos aquellos recursos, competencias, capacidades, experiencias, etc. que necesitarás o será interesante tenerlo para conseguir tus objetivos y que todavía no tienes. Además las oportunidades contemplan todas aquellas situación favorables que todavía no se han producido pero que intuyes o espera que se produzcan una vez que hayas empezar a avanzar en tu camino.

Para ayudarte a diseñar tu DAFO quiero ofrecerte una pautas que te ayudarán a ello de una manera mas fácil.

 Para detectar debilidades puede ayudarte el contestar estas preguntas.

– ¿Qué te impide conseguir tu objetivo?

– ¿Qué limitaciones encuentras que puedan impedir llegar a tu objetivo?

– ¿A qué temes?

– ¿Qué te bloquea?

– ¿Qué te impide avanzar?

– ¿Qué dificulta tu camino?

– ¿Qué barreras internas te lo impiden?

Para detectar amenazas sería interesante contestar estas otras preguntas. Fijáte que ahora le damos una proyección a futuro:

– ¿Qué te impedirá conseguir tu objetivo?

– ¿Qué limitaciones encontrarás que puedan impedir llegar a tu objetivo?

– ¿A qué puedes temer?

– ¿Qué puedes aparecer en tu camino que te impedirá avanzar?

Fortalezas. Es importante que esta lista la hagas lo más amplia posible. Estas preguntas te ayudarán a dar forma a esta lista. Trabaja para que sea de al menos 20 ítems.

– ¿Qué recursos tienes que te ayudarán a conseguir el objetivo?

– ¿Qué conocimientos tienes con respecto a tu objetivo?

– ¿Qué experiencias vividas te pueden ayudar en este nuevo objetivo?¿en qué te pueden ayudar?

– ¿Qué capacidades tienes?

– ¿Quién te puede ayudar a conseguir el objetivo?¿De qué forma lo hará?

Con respecto a identificar talentos:

– ¿Qué cosas se te daban bien de pequeño?

– ¿Qué cosas o actividades se te dan bien?

– Cuando trabajas en equipo ¿qué cosas te reconoce la gente que haces bien?

– ¿Con qué disfrutas?¿Con qué actividades se te pasan las horas volando?

– Qué haces de forma fácil

Ahora para enriquecer un poco más la lista, recuerda alguna cosa que hayas hecho de la cual te sientas especialmente orgulloso/a. Piensa que talentos, capacidades y conocimientos tuyos utilizaste para llevar a buen puerto el proyecto. Añade todo esto a tu lista de Fortalezas.

Pregunta a tus padres y educadores que se te daba especialmente bien de pequeño. Eso también añádelo a tu lista.

Es importante que esta lista sea grande y que tomes consciencia de cuantos recursos dispones en el punto de partida. Esto te ayudará a subir tu autoestima y poder acometer tu plan de acción con un estado emocional positivo y de poder

Oportunidades. Para detectar oportunidades puede ayudarte el contestar a estas preguntas:

– ¿Qué no tienes ahora que necesitas tener para conseguir el objetivo?

– ¿Qué recursos necesitas?

– ¿Qué información te falta?

– ¿Qué conocimiento te falta?

– ¿Qué capacidad debes de adquirir para conseguir el objetivo?

– ¿A quién tendrás que conocer?

– ¿Qué te falta para alcanzar tu reto?

– ¿Qué ganas si consigues el objetivo?

Espero que esta guía te ayude a poder elaborar tu DAFO tanto personal como profesional y con ello puedas enriquecer tu plan de acción. Seguro que aumentarás tus probabilidades de éxito. Por otra parte, y para complementar el análisis DAFO, deberás realizar un análisis CAME. Mediante esta herramienta serás capaz de trasladar el análisis DAFO a un plan de acción específico.

Si quieres mejorar algún ámbito de tu vida: informate

Liderazgo management

Liderazgo management, un líder es alguien quien tiene una ”Visión“, un proyecto. El liderazgo, es el arte de ”Ver“, de anticipar, y también de insuflar ideal, sueño, sentido, ganas y consecuentemente motivación, una energía dedicada al progreso federando a los que tienen la misma meta.

Un manager es el que organiza, gestiona el día a día ,… El Management, es el arte de tener soluciones para concretar el proyecto.

Dentro de una empresa, estos dos aspectos son complementarios e indispensables.

Sin liderazgo, no hay sentido, no hay proyecto,…. es la rutina, inmovilidad que prefigura el fin.

Sin Management, no hay gestión del día a día, no hay progreso hacia el proyecto común,… es frustración, desengaño, y finalmente, aquí también, inmovilidad que prefigura el fin.

¿Es Usted un manager ó un líder en SU actividad profesional?

¿Es Usted un manager ó un líder en SU vida?

¿En que categoría está?

¿Tiene las capacidades?

¿Cuál es el estatuto que debería tener?

¿Cuál es la categoría en la cuál sería más competente?

¿Que desea realmente?

No importa que tenga una preferencia ó una predisposición para el liderazgo ó el Management, lo que es importante, es que este tome consciencia y que pueda, así, sacar provecho de este conocimiento para gestionar su eficacia en las mejores condiciones .

Y lo primero que debemos hacer es aclarar la situación con el proceso de Coaching.

Aclarando su “talento natural”, podremos determinar cuales son sus ejes de progreso según lo que debe ser, no solamente según el entorno, sino para lo que USTED desea cumplir.

A partir de aquí, desarrollaremos conjuntamente las características del Manager y/ó del Líder adaptadas a SUS necesidades, y según SU contexto.

Con esta alineación, Usted alcanzará más rápidamente, más eficazmente y de manera duradera SU objetivo, desarrollando así mismo su autonomía.

«En primer lugar convéncete a ti mismo lo que quisieras ser, luego haz lo que debes hacer » (Epicteto)

¿Necesita Liderazgo ó Management para acertar? ¿Quizás los dos? ¿Que le parece?

Si quieres mejorar algún ámbito de tu vida: infórmate

Gestión del tiempo

Gestión del tiempo, el tiempo es inflexible, pasa y no se detiene, aunque a veces tengamos la sensación de todo lo contrario. El tiempo es el bien más valioso que tenemos. Pasamos la mayor parte de nuestro tiempo dedicados a muchos problemas relativamente secundarios en lugar de concentrarnos en pocas actividades, pero de vital importancia. Un coach le ayudará a gestionar y a rentabilizar su tiempo.

La Ley de Pareto sobre el tiempo, fijada por el economista italiano Vilfredo Pareto, que formuló realizando investigaciones estadísticas dice que:

– El 20% de la entrevista proporciona el 80% de las conclusiones.
– El 20% del trabajo de mesa posibilita el 80% del éxito en el trabajo total.
– El 20% de nuestro tiempo contribuye al 80% de los resultados.
– El resto suelen ser imprevistos, urgencias, interrupciones, correcciones, etc.

tiempo

Esta ley puede aplicarse para conocer lo que da resultado en la empresa y para decidir correctamente qué hacer en primer lugar, con el objetivo centrado en las tareas de mayor rentabilidad.

La mayor parte del tiempo y de la energía se malgastan porque faltan objetivos, planificación, prioridades y visiones de conjunto.

Una perfecta gestión del tiempo nos abrirá caminos para:

– Obtener una mejor panorámica de las actividades y prioridades.
– Tener más tiempo libre para la creatividad.
– Dominar, reducir y evitar el estrés.
– Tener más tiempo libre.
– Alcanzar consecuente y sistemáticamente los objetivos propuestos.

La capacidad para gestionar bien el tiempo es una habilidad que las empresas valoran cada vez más en sus trabajadores, ya que este factor mejora la productividad y la competitividad de la organización.

Los “ladrones del tiempo” son: las interrupciones, el mal uso del teléfono, reuniones no previstas, dejar las cosas para después, desorden y burocracia, comunicación ineficaz, el mal uso del correo electrónico, la escasa disciplina personal.

Así, gestión del tiempo es cualquier sistema para controlar el tiempo de la forma más eficiente posible. Estableciendo un sistema de control del tiempo en el quehacer diario es posible aprender a identificar y eliminar los factores que  hacen perder el tiempo y desarrollar su control con eficacia.

Para gestionar bien el tiempo se pueden aplicar una serie de principios básicos:

– Planificar por adelantado.
– Hacer y seguir una lista de prioridades: tareas importantes y urgentes, tareas importantes, tareas urgentes y tareas minucia.
– Agrupar las tareas según las capacidades requeridas.
– Programar actividades de descanso.
– Prometer menos y cumplir más.
– Hacer un seguimiento de los procesos.
– Delegar todo lo que se pueda.
– Establecer parámetros para decir “no”
– Tener en cuenta la curva del rendimiento.

La Agenda, programa diario o conjunto de acciones previstas para el día, es una excelente forma de recordar, flexibilizar o priorizar los objetivos laborales. La principal dificultad con la que nos encontramos es su alteración por imprevistos que  surgen.

Como sugerencias se ofrecen las siguientes:

– Anotar en primer lugar las fechas ya comprometidas para entrevistas, citas o reuniones.
– Señalar las tareas con fechas/horas límite establecidas previamente.
– Reservar espacios temporales para asuntos con fechas límite.
– Anotar el resto de cuestiones que se consideren importantes a las que tengamos que dedicarles tiempo.

Su Coach le planteará las siguientes preguntas:

– ¿Cómo resuelve cumplir con todo lo que quiere o necesita hacer a diario a lo largo del día, va pasando tranquilamente de una actividad a la siguiente?
– ¿Cómo determina cuánto tiempo le llevará una actividad?
– ¿Escribe una lista de los asuntos que debe resolver en el día?
– ¿Cómo establece prioridades?
– ¿Sabe decir ”no?”
– ¿Cómo es ahora mismo un día normal de trabajo?
– ¿Cuántas cosas intenta hacer en una sola jornada?
– ¿Es realista al respecto?
– ¿Qué actividades de su trabajo, son prioritarias?
– ¿Cómo puede saber qué actividades son prioritarias?
– ¿Qué necesita que ocurra para que determinadas actividades no acaben en la lista de cosas urgentes o importantes?
– ¿Qué le gusta más hacer de todos los asuntos que son de su competencia?
– ¿Sabe delegar?
– ¿Es capaz de darse a Ud. mismo el apoyo que necesita?
– ¿Qué va a hacer para alcanzar su objetivo? ¿Cuándo, dónde y cómo?

Si quieres mejorar algún ámbito de tu vida: informate

7 Pasos para combatir la ansiedad

7 Pasos para combatir la ansiedad

7 pasos para combatir la ansiedad. La ansiedad es un estado mental que se caracteriza por una gran inquietud, una intensa excitación y una extrema inseguridad.

Existen en general dos tipologías de ansiedad:

a) La ansiedad como NATURALEZA: nos referimos a personas que desde siempre han sentido ansiedad y se ha convertido en una forma de responder ante las diferentes situaciones de su vida. Suelen ser personas inquietas, rápidas, excitables y que les cuesta relajarse.

b) La ansiedad como SITUACIONAL: nos referimos a situaciones puntuales que provocan que la persona se sienta insegura, vulnerable y responda de forma ansiosa, producto del miedo e incertidumbre de una situación.

ansiedad

7 Pasos prácticos para aplicar en nuestro día a día. 

1. Sé dueño de tu vida y tiempo. La inercia nos lleva a un espiral que nos puede tragar. La palabra dominante es: corre!. Es recomendable hacerte una lista de tareas o actividades de tu día a día.

2. Finaliza las tareas o actividades que te impones diarias. Postergar las tareas conlleva crear ansiedad innecesaria. Afronta aquello que tienes que hacer, incluso lo que no te apetece o no te gusta hacer porque te cuesta.

3. Toma conciencia tu lenguaje corporal. Cuando estamos ansiosos realizamos movimientos involuntarios repetitivos como mover el pie, la pierna, pensamientos de análisis repetiros. Estas conductas son percibidas por nuestro cerebro y contribuyen al aumento de la ansiedad. Identifica estas conductas, toma conciencia de esa situación.

4. Aprende a decir «No». A veces resulta difícil, pero tremendamente sano decir «No», en ocasiones evitarás tener que cargar con tareas que no te corresponden o añadir tensiones innecesarias a tu día a día.

5. Reserva tiempo para tus «pasiones». Hacer lo que nos gusta es fundamental para disminuir nuestra ansiedad. Cuando hacemos aquello que nos hace fluir, disfrutar, generamos endorfinas que permiten aumentar nuestro bienestar. Reserva tiempo para ti y tus actividades.

6. Ser consciente de tu mente. ¿Qué pensamientos negativos te creas? ¿Eres de las personas que anticipan resultados negativos? Pon atención a tus pensamientos y no te enganches en pensamientos improductivos. Estos pensamientos sólo te llevan a sufrir ansiedad anticipación.

7. Practica técnicas de relajación como la meditación la respiración, el yoga los paseos por la naturaleza el bosque o el mar. Estamos dotados de un cuerpo que dispone de todos los recursos que nos permita controlar la ansiedad.

Si quieres mejorar algún ámbito de tu vida: infórmate

Acompañar al cliente en el coaching

Acompañar al cliente en el coaching

Acompañar al cliente en el coaching, la única manera que tenemos los coach para acompañar a otros, es nuestra presencia. Ella es la que hace que por el simple hecho de estar en frente a otro se produzca el contexto adecuado para que el cliente se traslade a espacios de reflexión que pocas veces ha habitado.

hablar

Un espacio que les permite a las personas una nueva manera de interpretarse a ellos mismos y al resto de los seres humanos. No se trata de enseñarle al otro como las cosas son o deberían ser, sino que sencillamente un coach debe abrazar las  dudas de la conversación que trae su cliente y permitirse acompañarlo con preguntas, interpretaciones e intervenciones corporales para que él descubra quien está siendo, quien podría ser y elija conscientemente quien quiere ser en su vida.
Lo importante es comprender que para que un coach pueda acompañar de manera poderosa a otros en sus procesos el único lugar posible es, su presencia. Esta no se logra con el mero conocimiento en un lugar de normas sino que es necesario aprender un modelo diferente, que tal vez no resulte el más convencional desde nuestra mirada occidental.

Para acompañar al cliente en el coaching, escuchamos y observamos todo el tiempo, que el mundo cambia de manera vertiginosa y a este movimiento le corresponde un nuevo paradigma sobre como formarse y educarse.
Sabemos que el coaching no ocurre sin la presencia del coach no genera en el cliente confianza, aceptación, compasión y una invitación a entrar a espacios muchas veces de profunda incomodidad. Es por ello que en un entrenamiento de este tipo es necesario que como clientes nos sucedan cosas. Despertemos nuestra sensibilidad por la vida, aprendamos a escuchar con todos nuestros sentidos, pongamos al servicio nuestra intuición, nuestro cuerpo, nuestras emociones y fundamentalmente la aceptación hacia el otro como un legítimo otro, el respeto, la compasión y el coraje para ser irreverentes desafiando a nuestros clientes con preguntas que lo inviten a salir de sus zonas de confort.
Tengo un profundo compromiso con la transformación de la gente y es desde ese lugar que elijo acompañar a quienes se acercan a este arte y compromiso, el coaching.

Vivenciar del Coaching

Experimentar el coaching es una experiencia personal encaminada hacia plenitud y el equilibrio vital. Estos son los grandes beneficios del Coaching que tiene un amplio abanico de posibilidades para el cliente como son: el conocimiento de la luz que guía su vida, tener una visión de sus retos, poner en orden ideas, tener claridad sus prioridades y metas, ser consciente de sus talentos y capacidades, confianza y motivación, generar opciones y diseñar estrategias y planes de acción, para llegar a la excelencia. Aprender a cómo hacer uso de sus recursos internos, generar cambios de comportamiento adecuados para transformar su vida.

El coaching beneficia a las personas en el descubrimiento de sí mismas armonizado y creando la vida que desean y con sus dones y capacidades.

Cuando hablamos de coaching hablamos de acompañar para hacer interpretaciones más sanas, ayudar a tener más y mejores filtros para mirar.

Se trata de acercar al coachee a la verdad; verdad entendida como otro nivel de consciencia; no hablamos de verdades absolutas, desde una mirada moderna, sino que hablamos de perspectivas. Hablamos de proceso, de un camino hacia lo que tu deseas.

Es un acompañamiento que pone el foco en la persona, en el Ser; en ser más despierto, más consciente y más en contacto con el don, el talento. Con nuestra esencia, nuestra sabiduría interior, donde reside todo nuestro potencial humano.

Si quieres mejorar algún ámbito de tu vida: infórmate

Los 7 Leones del cambio

Los 7 Leones del cambio

Los 7 leones del cambio, en cualquier proceso de cambio existen metafóricamente hablando los “leones del miedo”, estos son retos o dificultades de tipo interior que debemos enfrentar para realizar avances significativos en nuestra vida. Del mismo modo que en los mapas antiguos se representaban seres mitológicos para indicar que esa zona no era conocida, cuando sentimos que nos alejamos de nuestra zona de comodidad personal para emprender nuevos retos, nos topamos con esos pasos. Les denominamos leones porqué como ellos, nos producen miedo y desasosiego, aunque nuestra cabeza nos diga que son fantasía. Veamos en detalle qué sucede realmente con esos leones.

Los Leones:

leon

1.Confusión:

¿qué quiero? la falta de claridad en los objetivos, sé lo que NO quiero y no lo que quiero. No tener claro hacia dónde caminar, nos provoca quedarnos atorados. Esta etapa es muy habitual, tanto en la adolescencia, cuando uno no tiene ideas claras de preferencia profesional, como en momentos de cambio brusco de la realidad profesional. Nos despiden y estamos aterrados y confundidos, sin saber hacia dónde movernos.

2.Contenido:

¿Qué pensamos sobre nuestros retos? ¿Con qué información construimos nuestras opiniones?

No pocas veces hemos generado ideas, fábulas y mucha información sin ninguna base real, que nos separan de nuestros objetivos.

Nuestra capacidad de generar pensamientos que nos llenan los espacios de incertidumbre es muy elevada; cuando las informaciones inadecuadas están muy presentes en nuestros retos, provocan muchos obstáculos

– Inacción

– Temores infundados

– Previsiones Excesivas

– Desilusión

– Estrés y vigilancia

En coaching suele suceder que la persona tiene una serie de ideas preconcebidas que no le permiten, desde ese prisma, dar un paso coherente de responsabilidad personal.

3.Catástrofes:

Todos tenemos en nuestra historia vital momentos muy duros, desilusiones fuertes y algo que nos tiene acomplejados; con todo esto creamos un mapa de como son las cosas y como funcionan y así sin pensar fijamos nuestro rango de expectativas, marcamos aquello que nos atrevemos o no a hacer, a lo que nos damos permiso.

El “León” de las catástrofes nos recuerda que en algún momento del pasado aprendimos que algo era peligroso y que teníamos que evitarlo o alejarnos de ello; ese aprendizaje que entonces nos ayudó, hoy no resulta positivo, lo que ocurre es que lo tenemos tan bien aprendido que no sabemos como neutralizarlo.

4.Comparación:

Otro obstáculo para un cambio o mejora que sucede en muchos procesos tiene que ver con la comparación. Por tradición siempre estamos comparándonos socialmente (este e un proceso de aprendizaje extraordinario), sobre todo con los que son mejores que nosotros en un área de desempeño. De este modo se produce una realidad muy curiosa; tenemos un modelo de referencia sobre qué significar hacer alguna cosa bien, para otra habilidad tenemos otra persona, para una tercera otra persona y al final tenemos un collage de modelos e identidades dónde nosotros siempre salimos perdiendo en la comparación.

Nuestras comparaciones, además, suelen estar en la dimensión de nuestras capacidades, nuestros resultados y la propia competencia o incompetencia. Total, que es muy fácil salir perdiendo en esta interacción con este león.

5.Conflicto

Cuando deseos i obligaciones están enfrentados. Quiero algo y también quiero su opuesto, si hago esto pierdo aquello, si lo hago mal y si no lo hago mal. Todas estas son expresiones de conflictos que, al no resolverse de forma adecuada, o no resolverse simplemente, nos genera mucho sufrimiento y sensación de bloqueo.

Nuestra capacidad racional no sabe manejarse bien con los conflictos internos.

Las distintas polaridades que manifestamos, las ganancias secundarias, agendas ocultas necesitan una mirada más amplia para poder diluirse y permitirnos seguir adelante,  con los 7 leones del cambio.

6.Contexto

Puesto que estamos en realidades interconectadas, cuando movemos una pieza, toda la realidad se mueve, igual que en una partida de ajedrez, un movimiento genera que toda la partida cambie. Cuando empezamos a cambiar, nos mostramos indecisos y queremos ir despacio, pero entonces nos cambia todo el escenario y nos volvemos hacia atrás porqué nos asustamos por el temor a no saber manejar ese cambio imprevisto

Sostener la complejidad y el cambio de escenario resulta clave para llegar a construir el tipo de realidad que queremos.

7.Convicción

Este “león” es muy peligroso. La poca o nula convicción sobre alcanzar el objetivo tiene tres patas, a saber:

Desesperanza: pienso que el objetivo no es alcanzable. Esto me lleva a la frustración.
Impotencia: pienso que el objetivo es alcanzable para otros, pero no para mi.
Falta de Valor: siento que no soy digno de alcanzar el objetivo, siento que no lo merezco.

Alguno de los leones lo sientes más cerca; también puede ser que ya los has conocido y los tengas “amaestrados”; en cualquier caso, sí vale la pena considerar que estas incomodidades que enfrentamos han sido abordadas por muchas personas y existen formas de enfrentarlas con mucha suavidad y contundencia. si crees que vale la pena avanzar en tu camino, aunque tengas leones, adelante sólo yendo adelante y enfrentándote a ellos podrás vencerlos.

? Te atreves a vencer tus leones ¿

Si quieres mejorar algún ámbito de tu vida: infórmate

 

 

Parásitos cero

Parásitos cero

¿Por qué a veces nos encontramos sin energía? En nuestra vida hay pequeños “parásitos” que nos consumen energía sin darnos cuenta. El parásito puede estar en forma de «tarea por terminar», o de algo más complicado, como puede ser una relación conflictiva con una persona.

Parásitos cero es una herramienta que ha sido desarrollada por Thomas Leonard (En los años 80 Thomas Leonard, inventó el Coaching moderno, fundando la primera y más distinguida hasta el momento escuela de Coaching estructurando una metodología para el proceso de atención personal que él estaba aplicando a sus clientes)

parasitos.cero

Un parásito es algo que nos consume energía, que depende de nosotras y que podríamos suprimir, pero seguimos tolerando. El parásito puede ser algo sencillo que nos consume poco, como el hecho de dejar tarea para mañana o algo que nos consume mucho más, como relaciones complicadas con un colega, familiar o cualquier otra persona pesimista y negativa.

En nuestra vida diaria vamos aceptando esas pérdidas de energía y por efecto acumulativo, este modo de funcionar, acaba por consumir toda nuestra energía vital lo que nos provoca un malestar con nosotras mismas, falta de entusiasmo y en mi propia experiencia tener la sensación que voy cargando con una pesada mochila que no es la mía, y haciéndome responsable de ella permito que «me utilicen», exprimiéndome al máximo. Ufff! ¡Qué sensación más agobiante!

En estas situaciones, que las tenemos todos, nuestro objetivo en el Coaching será alcanzar el estado de Parásitos Cero de forma que:

1-No dejemos escapar nuestra energía vital.
2-Dejemos de sufrir con situaciones que podríamos cambiar.
3-No toleremos sin reaccionar, seamos proactivos.
4-Pasar a un estado de tolerancia cero, cero molestias, cero interferencias.
5-Dejemos ya de contaminarnos inútilmente.
6-No permanezcamos pasivos frente a consumos de nuestra energía vital.
7-Salgamos de los compromisos, de las explicaciones y de justificaciones.

Si seguimos manteniendo esos parásitos en la misma línea de tolerancia, repercutirá en nuestro estado anímico, con poca motivación y sin entusiasmo. Por el contrario, si los evitamos obtendremos muchos beneficios y dispondremos de más tiempo para dedicarlo a lo que realmente queremos hacer.

Aquí tienes los pasos a seguir para conseguir que en tu vida haya Parásitos Cero:

  1. identificar los parásitos:

Hacer una lista escrita de los parásitos que nos consumen energía. Cuando empezamos a explorarlos, nos damos cuenta de que son muchos y que los hallamos en todos los ámbitos de nuestra vida:

– Relaciones sociales: familia, amigos, compañeros de trabajos, jefes, vecinos, etc.
– Trabajo: desorden en nuestro espacio para trabajar, papeles pendientes, aquello que «mañana lo haré…»
– Hogar: ropa para ordenar, armarios que arreglar, trasteros hasta la bandera de cosas que nunca se utilizan…
– La salud: ir al médico, comenzar a hacer ejercicio «el lunes» o comenzar la dieta la próxima semana o «este es el último cigarrillo…»

  1. Buscar la Intención positiva del parásito:

¿Por qué lo permito? ¿Por qué lo tolero? ¿Cuáles son las razones positivas que me llevan a aceptar esta fuga de energía?

Detrás de todo comportamiento hay una razón positiva por la que mantenemos ese comportamiento. Se trata de buscar el por qué lo mantienes.

  1. Ser consciente del coste del parásito

¿Cuál es el precio que tengo que pagar por mantener este parásito? Puede ser directo: malestar, malhumor, nervios, estrés, ansiedad. Puede ser indirecto: problemas de salud, falta de autoestima, sufrimiento continuo, depresión.

  1. Asegurarse de la ecología de las opciones

Un objetivo ecológico significa que está en armonía con nuestro entorno (personal, familiar, laboral, etc). No se trata de pelearse con todo el mundo. Nuestro objetivo tiene que conseguirse aplicando el concepto coaching de ser siempre incondicionalmente positivo. La cosa no es pasar a un estado «Cero Parásitos» de una manera agresiva. Tenemos que trabajar y apoyarnos en nuestro entorno. Se necesita explicar lo que hacemos a nuestros íntimos, para que nos comprendan y para que nos apoyen. Tienen que comprender que alcanzar este objetivo es lo que nos permite protegernos, respetarnos, querernos.

  1. Decidir cambiar con conocimiento de causa

Una vez que conocemos los parásitos, sus costes, las razones positivas por lo cual lo mantienes y te aseguras de la ecología del cambio, es el momento de actuar con conocimiento de causa: plantearte el objetivo del cambio en cada uno de los parásitos.

  1. Ordenar la lista según las prioridades

Son las fases que llamamos en coaching «Explorar opciones» y «Cierre». Hemos identificados los parásitos, hemos evaluado la importancia de actuar, y hemos enumerado las diferentes opciones para resolver el caso. Ahora pasamos a la etapa del cierre y determinamos nuestro Plan de acción, que conlleva datos y fechas: Cómo, cuándo, con quién, cómo vamos a medir los progresos.

  1. Lanzar el Plan de Acción

No existe Coaching sin Acción. Lanzar el plan de Acción y ponerlo en marcha es la única manera de conseguir tus objetivos.

Anímate a utilizar esta herramienta y verás cómo en poco tiempo tu vida cambia y comienzas a sentirte liberada, con nuevas sensaciones, dominarás tu tiempo, tu energía, serás la protagonista de tu vida, comenzarás a sentir cómo vas progresando cada día llena de energía, de motivación. Mejorando así tu calidad de vida, con relaciones personales diseñadas por ti y más auténticas.

Recuerda siempre que tú eres la dueña de las riendas de tu vida. Lo que tú no hagas no se hará, o lo que es peor: vendrá otro, usurpará tu lugar en este mundo y llevará él tu vida.

Tú eres la única Responsable de los cambios que hagas en tu vida, y para cambiar algo tienes que estar Consciente de lo que quieres cambiar.

 

Si quieres mejorar algún ámbito de tu vida: infórmate

Rueda de la vida, valores y profesional

Rueda de la vida, valores y profesional.

Te quiero hablar de una herramienta que utilizamos en Coaching, se llama “La rueda de la vida, valores y profesional, indistintamente la utilizamos también para hacer la de valores y profesional”. Y, en esta, se separan distintas parcelas de lo que conforman tu vida, para así tener una visión clara y general de qué es lo que está ocurriendo.

Desde mi punto de vista es una herramienta muy simple, pero a su vez terriblemente potente, ya que es muy gráfica y percibimos de inmediato nuestras áreas de mejora, cuando quizá antes no éramos conscientes en absoluto. Además, lo realmente efectivo de este ejercicio es que la realizas y evalúas tu mismo. Entonces, el resultado que ves, es simplemente lo que tú estás pensando respecto a tu vida.

¿Cómo funciona la rueda de la vida?

El funcionamiento es muy sencillo, hacemos un círculo y lo dividimos en tantas porciones cómo queramos. Nosotros mismos determinaremos cuales son las parcelas que tienen más importancia en la globalidad de nuestra vida. Si me lo permites, te voy a poner un ejemplo, que es la rueda que uso con mis clientes. Puede ser que en tu caso particular añadieses, o simplemente quitases algunas de las porciones, siéntete libre de hacerlo.

Para empezar a hacer uso de ella haríamos lo siguiente:

Evaluar
Tendríamos que poner puntuación del 1 al 10 el grado de satisfacción de cada una de las parcelas. Por ejemplo, dónde pone salud, vemos que le sigue debajo una línea que va hacia el centro. Esa línea recta determinaría una escala. Si marcásemos un punto muy cerca del centro estaríamos hablando de un 1, si marcásemos un punto cerca del nombre “Salud”, estaríamos prácticamente en el 10. ¿Sencillo, verdad?

Unir los puntos
Una vez hemos puesto la puntuación en cada una de las líneas, lo que tenemos que hacer es, unir los puntos mediante líneas de forma como se ve en el ejemplo siguiente. Obviamente cada persona tendrá una forma completamente diferente.

Entendiendo cada parcela de la rueda de la vida
Salud: Este es muy sencillo de observar. ¿Estás siempre resfriado? ¿Te notas con sobrepeso? ¿Tus niveles de colesterol se han disparado? ¿Te notas vital y lleno de energía? Estas preguntas y muchas más engloban el tema de la salud.

Finanzas/Economía: Una vez escuché ¿Te falta dinero al final del mes o mes al final del dinero? Es decir, ¿Sientes que tu economía va fluida? ¿Puedes mantenerte e incluso permitirte algunos caprichos? O simplemente, ¿Has pensado en qué nivel económico te encuentras? ¿Es el que deseas?

Trabajo: ¿Cuál es para ti tu trabajo ideal? ¿Hay significado en lo que estás haciendo? ¿Sientes que tu trabajo es lo que siempre habías deseado hacer? ¿O es todo lo contrario?

Diversión y ocio: ¿Estás dedicando tiempo a distraerte? ¿Te has planteado empezar aquella actividad que tanto te gusta? ¿Sientes que en tu vida únicamente son obligaciones? ¿Qué está ocurriendo exactamente?

Relaciones personales de pareja: ¿La relación que estás manteniendo actualmente con tu pareja suma puntos a tu vida? ¿Tienes el tiempo suficiente para conocer a personas que podrían ser tu compañero de camino? ¿O más bien sientes que no estás invirtiendo el tiempo suficiente en esta área?

Desarrollo personal: ¿Estás creciendo cómo persona? ¿Inviertes en algo tan importante como tú mismo? ¿Sientes que te expandes como ser humano?

Familia: ¿Quienes son tu familia? ¿Tus tíos, padres y abuelos? ¿Tus primos, hermanos y padres? ¿Todos los miembros que se entiende por familia de manera tradicional? Tan sólo tú sabes quién forma parte de ti en ese vínculo tan íntimo. Y, ahora que ya lo sabes, ¿Estás teniendo una buena relación con ellos? ¿Te sientes satisfecho/a?

Amigos: ¿Qué es para ti un amigo? ¿Estás compartiendo tiempo con verdaderos amigos? ¿La calidad de tus amistades te hacen justicia?

Resultado  
Ahora entendemos para que sirve la rueda de la vida, valores y profesional, hemos evaluado y juntado los distintos puntos hasta que finalmente hemos obtenido una forma. La cuestión aquí es: ¿Has obtenido un círculo bastante grande? Porque sí has obtenido una forma extraña o un círculo muy pequeño, eso quiere decir que tienes áreas que mejorar, sin duda.
Y es aquí cuando has de ponerte en acción. Idear un plan para ir mejorando día tras día cada una de esas porciones hasta conseguir un merecido equilibrio. Solo tomando la responsabilidad que nos corresponde, podremos poner soluciones a todos los problemas que nos aparezcan.

Si lo deseas puedes compartirlo conmigo y te acompaño en un proceso de Coaching (puede ser presencial, telefónico, skipe u email) para diseñar un plan de acción que te permita lograr tus objetivos.

Si quieres mejorar algún ámbito de tu vida: infórmate

Los valores como motivación

Los valores como motivación.

Los valores son una guía para nuestro comportamiento diario. Son parte de nuestra identidad como personas, y nos orientan para actuar en la casa, en el trabajo, o en cualquier otro ámbito de nuestras vidas.

Nos indican el camino para conducirnos de una manera y no de otra, frente a deseos o impulsos, bien sea que estemos solos o con otros.

Nos sirven de brújula en todo momento para tener una actuación consistente en cualquier situación.

Por ejemplo, en un transporte público algunas personas ceden su puesto a una mujer embarazada y otras no. Los primeros creen en el valor de la cortesía y el de la consideración con otras personas, sean o no conocidas.

Entre los que no ceden el puesto es común encontrar niños (que aún no tienen este tipo de valor), o personas ancianas que valoran más (sin que les falte razón) su necesidad de estar sentados, o personas que simplemente valoran más su propia comodidad.

Así, los valores nos sirven de base y razón fundamental para lo que hacemos o dejamos de hacer, y son una causa para sentirnos bien con nuestras propias decisiones.

Cuando actuamos guiados por valores no lo hacemos por lo que dirán o nos darán los demás. Actuamos por convicción, sin importar si otras personas nos están viendo.

La diferencia con otros comportamientos es que cuando creemos verdaderamente en una conducta que para nosotros representa un fundamento de vida, actuamos según esa creencia, sin que nos importe lo que digan los demás.

Cuando practicamos la honestidad como principio, no nos apropiamos de cosas ajenas porque creemos en el respeto por la propiedad de otros y no porque nos estén vigilando.

Los valores como motivación, nos ayudan a proceder según lo que consideramos que está bien o mal para nosotros mismos. En otras palabras, cuando actuamos guiados por valores lo hacemos sin esperar nada a cambio que no sea nuestra propia satisfacción y realización como personas.

Esta satisfacción nos hace practicar nuestros principios y creencias en cualquier situación. Nos permite tener una personalidad consistente, independientemente del estado de ánimo o del lugar en el que nos encontremos.

Hay personas que no practican la bondad con desconocidos porque creen que no recibirán un justo agradecimiento o una recompensa. Sin embargo, aunque puedan ser bondadosos con personas que valoran más (como sus hijos, alumnos, empleados o compañeros de trabajo), no asumen esa bondad como un principio de vida.

Si nos interesa fomentar ciertos principios de conducta como padres, maestros, jefes, o en cualquier rol de líder, sólo la práctica consistente de esos valores nos ayuda a dar el ejemplo sobre el significado concreto que ellos tienen en términos de actuación.

Si quieres mejorar algún ámbito de tu vida: infórmate

 

La empatia en las relaciones

La empatía en las relaciones

Todos hemos sentido la empatía de un profesor, la familia o de un amigo perceptivo; todos hemos padecido su ausencia en un mentor o un jefe insensible. Pero cuando se trata de negocios, rara vez se oye elogiar –y mucho menos recompensar– a las personas por su empatía. El propio término parece poco adecuado para los negocios, fuera de lugar en medio de la dura realidad del mercado. Pero empatía no significa sensiblerías del tipo “yo estoy bien, tú estás bien”.

Para un líder, no es cuestión de adoptar las emociones de los demás como propias y tratar de complacer a todo el mundo. Eso sería una pesadilla. Imposibilitaría la acción. Más bien, empatía significa tener en consideración los sentimientos de los empleados, junto con otros factores, en el proceso de toma de decisiones inteligentes. Como ejemplo de empatía, tome lo que ocurrió cuando se fusionaron dos gigantescas firmas de corretaje y se crea ron puestos redundantes en todas sus divisiones. Un gerente de división reunió a su personal y dio un sombrío discurso en el que subrayó el número de despidos que se producirían pronto. El gerente de otra división dio una charla muy diferente a su equipo; reconoció su propia preocupación y confusión, y prometió mantener a la gente informada y a tratar a todo el mundo de manera justa.

La diferencia entre ambos fue la empatía. El primer gerente estaba demasiado preocupado sobre su propio futuro como para considerar los sentimientos de sus colegas sumidos en la ansiedad. El segundo intuía lo que sentía su gente, y con sus palabras estaba tomando en cuenta esos temores. ¿Sorprende saber que el primer gerente vio cómo se hundía su división a medida que muchas personas desmoralizadas, especialmente las de más talento, se iban? Por el contrario, el segundo siguió siendo un líder fuerte, sus mejores empleados se quedaron, y su división continuó siendo tan productiva como siempre. Hoy, la empatía es un ingrediente del liderazgo particularmente importante por al menos tres razones: el creciente uso de trabajo en equipo, el rápido ritmo de la globalización y la necesidad cada vez mayor de retener al talento.

Considere el desafío de liderar un equipo. Como puede atestiguar cualquiera que haya formado parte de uno, los equipos son calderos de emociones en ebullición. A menudo tienen que alcanzar el consenso, algo que de por sí es duro entre dos personas y que empeora a medida que la cantidad aumenta. Incluso en grupos con sólo cuatro o cinco miembros, se forman alianzas y se fijan agendas contrapuestas. El líder de un equipo debe ser capaz de percibir y comprender los puntos de vista de todas las personas sentadas en la mesa. La globalización es otra causa de la creciente importancia de la empatía en los líderes empresariales. El diálogo intercultural puede conducir fácilmente a equivocaciones y malentendidos. La empatía es un antídoto. Las personas que la poseen saben distinguir las sutilezas del lenguaje corporal, pueden captar el mensaje que se esconde detrás de las palabras. Más aún, comprenden profundamente la existencia y la importancia de las diferencias culturales y étnicas.

empatia

compromiso En último término, la empatía juega un papel clave en la retención de talento, particularmente en la actual economía de la información. Los líderes siempre han necesitado empatía para formar y retener a las personas valiosas, pero hoy es mucho más lo que está en juego. Cuando las buenas personas se marchan, se llevan con ellas el conocimiento de la empresa. Es ahí donde entran en acción el coaching y el mentoring. En repetidas ocasiones se ha demostrado que ambos no sólo conducen a un mejor rendimiento, sino también a una mayor satisfacción laboral y menor rotación. Pero lo que hace que sean la solución óptima es la naturaleza de la relación. Los mejores mentores e instructores se introducen en la mente de las personas a las que ayudan. Intuyen cómo ofrecer un feedback efectivo. Saben cuándo forzar un mayor rendimiento y cuándo hay que contenerse. Su manera de motivar a sus protegidos es una demostración de empatía aplicada.

A riesgo de sonar repetitivo, quiero insistir en el poco crédito que se le otorga a la empatía en el mundo de los negocios. La gente se pregunta cómo los líderes pueden tomar decisiones duras o difíciles si sus “sentimientos” están con todos aquellos que sufrirán las consecuencias. Pero los líderes con empatía hacen algo más que simpatizar con las personas a su alrededor: utilizan sus conocimientos para mejorar sus empresas en aspectos sutiles pero importantes.

Si quieres mejorar algún ámbito de tu vida: infórmate